BÚSQUEDA POR TAGS: 

POSTS RECIENTES: 

SÍGUEME:

  • LinkedIn - Grey Circle
  • Facebook Clean Grey

Ine Echeverría, aquí nadie trunca el futuro de nadie

Me crié en una familia tipo.  Mis papás, mi hermana y yo.

 

Mis padres, trabajadores, emprendedores los dos, activos, profesionales en su tema, especializados en esa época con lo que tuvieron a mano. Mi mamá, modista de alta costura y mi papá, administrador en un banco.  Con los años se separan y mi papá tuvo otro hijo, mi hermano a quien quiero mucho.

 

Me casé muy joven, tuve cuatro hijos. A mi hija la mayor la tuve a los diecinueve años, después llegaron los tres varones. 

 

Soy profesora de música, docente, desde jardín (kinder) hasta la secundaria. 

 

Después de varios años me divorcié. Quedé a cargo de mis cuatro hijos. La actividad con ellos siguió siendo la misma, pero sola. Hacerse cargo, tiene que ver con esconder lo que se está viviendo para no seguir tirando a los hijos lo que estás sintiendo, para no lastimarlos, para que no se sintieran responsables de nada. Son las defensas y estrategias que uno toma. 

 

Yo me casé para toda la vida, al separarme se rompieron moldes personales y del entorno. 

 

Antes de separarme pensaba: "Si me quedara sola por una separación, me muero". Pero cuando estuve en esa situación, la historia cambió, surgió el "algo voy a hacer". Tenía dos opciones, seguir adelante o quedarme como estaba y elegí salir y reinventarme.

 

Me reinvento, porque estaba sola y tenía que seguir construyendo el futuro de la familia, mi futuro.  Tomé la decisión de tomar las riendas de mi vida, de mi profesión.

 

 

 

Mi primera incógnita fue pensar en mi: "¿Qué es pensar en mí? ...Pensar en mí me parecía egoísta, tengo que pensar en mis hijos, en las personas, no en mí".

 

Y cuando empiezo a pensar en mí, es cuando descubro lo que quiero. Me di cuenta que la felicidad es propia, personal y de vida. 

 

A partir de ese momento, le di curso a las cosas que no hacía, "nada impedía que yo sea o hiciera lo que quería hacer", por lo menos intentarlo. El primer tiempo me quedé llorando, solo yo lo sabía, hasta que dije ¡Hasta acá!

 

Siempre fui emprendedora, le pongo mucha energía a todo. La fuerza para transformarme vino desde mi Fe, del apoyo de mi familia y por mis hijos, porque ellos estaban conmigo acompañándome, "nos hicimos juntos". 

 

Para describir ese momento, pienso en una metáfora "como cuando estás en el avión y te explican lo de las máscaras. Que primero se la ponga el adulto y luego a los niños". "Así hice, me puse la máscara primero yo, para poder ayudar a mis hijos". 

 

La mujer "debe" y "tiene" que entender, sostener, comprender, sobrellevar, soportar y no lo digo desde el lado del resentimiento, lo digo desde el lado cultural, de lo que hemos aprendido de niños, de los mitos y prejuicios que nos exigen. Pareciera ser que "hay cosas a las que no estamos habilitadas las mujeres".

 

Pasé a ser alguien que "sostiene la casa, que trabaja y brinda sus logros". Mis hijos fueron un apoyo fundamental, me decían: "¡Sí mamá, hacelo, dale!  Siempre les dije que somos un equipo, que nos tenemos que apoyar y que nadie se detiene por nadie, "que nadie va a truncarle el futuro a nadie y así ha sido". 

 

Tenía un trabajo con el que pagaba el alquiler (para mi hijo que vivía en Buenos Aires) y con el otro sostenía la casa. Además, tuve el apoyo de mi mamá y de mi hermana.   Siempre trabajé, toda la vida como docente. Trabajé en muchos lugares, hasta alguna vez tuve un negocio. 

 

Estudié asesoramiento en imagen antes de divorciarme, porque ya veía que mi futuro era otro. Busqué algo que me sirviera a mí, para que la mujer pudiera ser valorada desde otro lugar, no solo la casa. Me invitaron a dar talleres y ahí comencé a hacerlo más como un trabajo.

 

Mis experiencias sirvieron y sirven para otras mujeres, que han estado con sus ánimos muy abajo. Me gusta motivar, ya sea hombre o mujer. Rápido identifico el potencial de las personas y los acompaño en eso. 


Cada cosa que hago me apasiona, cuando fui secretaria di lo mejor, también como maestra, como acompañamiento terapéutico para niños o adultos o como asesora en imagen.

 

Actualmente vuelvo a tener una relación con quien estoy muy bien, feliz y sin dejar de ser YO...PESE A LAS SITUACIONES VIVIDAS ¡Sigo creyendo en el amor, la pareja y la familia! 

 

¿Qué le dirías a una #MujerEjecutivayMamá?

Hay que despojarse de la culpa, porque muchas veces que no podemos hacer un cambio en la vida, es por la culpa.

¡Mejor no trabajes y quédate en casa! Está lindo, pero eso no te debe relegar.  Que sea una decisión personal.  Si hay una necesidad no hay mucho para decidir, pero aún así que la culpa no nos gane. 

Uno puede estar fuera de casa, pero emocionalmente muy cerca de casa. Siempre está el ¿Qué dirán? ¿Cómo me verán? 

La culpa de "podría tener otro trabajo", "podría no haber gastado en aquello", etc. 

 

¿Qué le ofreces a la #MujerEjecutivayMamá?

Acompañamiento en esos momentos personales de cambio de la vida. Si necesita herramientas, me gusta trabajar en eso, motivar a que ¡Sí, se puede!, con los miedos. 

 

Inés.

 

Soy de Argentina y como muchas mujeres del mundo he salido adelante con esfuerzo y determinación...soy docente, trabajo como Acompañante Terapéutico y Asesora de Imagen Personal..también soy Mamá de 4 hijos, que cada día impulsaron y motivaron, la reconstruccion de una nueva INE. Te animo a creer que se puede salir de los pozos y laberintos de la vida, con Fe, determinación, aprendiendo de otros ejemplos de vida de Mujeres que trabajan y que también pueden cumplir el hermoso rol de ser madres, crear vínculos de amistad a tu alrededor y aún a la distancia...Gracias Vilma Barreras!!! Super Proyecto!!!

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

27/09/2019

Please reload

© 2017 vb.estrategia Derechos Reservados.

  • Facebook - Grey Circle
  • LinkedIn - Grey Circle